De Técnico en Artes Gráficas a diseñador

Soy un enamorado del oficio del Diseño gráfico desde antes de saber lo que era

El objeto impreso hecho con gusto y bien pensado me fascinó desde siempre, así que me especialicé en Producción Editorial y empecé mis prácticas en Novocomp, una antigua fotomecánica. Trabajé para revistas como Telva,  Vino+gastronomía, T&B editores. Me curtí revisando textos y maquetaciones, escaneando, retocando color, creando montajes, cierres frenéticos con cambios de última hora… y todo ello con la responsabilidad que conlleva ser el que entrega el trabajo a imprenta.

Aprovechando esta experiencia fui colaborando en diversos proyectos auto-gestionados: revistas, periódicos, imagen corporativa para emprendedores, material para exposiciones, cartelería…

Después de estudiar un máster de Diseño Editorial decidí saltar a la aventura y comenzar a trabajar por mi cuenta en Coworking Móstoles como Diseñador Gráfico.

Mi valor añadido

Mis conocimientos sobre los procesos de impresión, unidos a mi capacidad para traducir un concepto a una forma gráfica crean puentes entre el proceso creativo y la producción final; de gran utilidad para que un proyecto se desarrolle de forma fluida.

Defino el estilo de mi diseño como responsable, meticuloso,
sencillo y coherente. Combino los elementos de la gramática visual
en el proceso para crear diseños útiles, simples y legibles.
Cuidando desde la corrección ortotipográfica de los textos,
hasta la fotomecánica en las imágenes.

Además tengo más de cuatro años de experiencia en serigrafía textil artesanal para grandes tiradas. Desarrollando el concepto gráfico y gestionando los procesos de emulsionado/revelado y estampación.

Sobre mí

Y ¿qué es el Diseño Gráfico?

Es tan simple (o complicado) como traducir una idea en un mensaje gráfico para que llegue y resulte agradable a su receptor. Para ello hay muchos caminos e infinidad de recursos y procesos, que es donde se encuentra el reto y lo divertido.